“Luto en colores” es experiencia. Porque, ¿de qué aprendemos los seres humanos sino de la experiencia?

La muerte de Esther, la hermana de la autora, la llevó a transitar por el duelo y a utilizarlo como herramienta de transformación personal. Con presencia. Sintiendo cada momento, sin prejuicios, fuera del color que fuera la emoción. Asimilando. Dejando de lado lo no aprendido, es decir, aquello inculcado, mental y racional. Lo que está fuera del corazón.

La experiencia de Silvia Melero es inspiradora y nos puede servir para vivir la nuestra propia, recogiendo las herramientas que nos brinda. Películas, libros, musica, arte, actividades y terapias nos pueden servir para transitar por nuestros duelos, ya sea desde la autogestión o con la ayuda de profesionales, en grupo o en soledad.

Pero en el texto no hay solo experiencias. Como periodista que es la autora enriquece el libro de forma magistral con el saber de personas expertas y las experiencias de otras. Es algo que aporta ritmo y equilibrio a la lectura. Y diferentes formas de apoyo, pues dependiendo de la persona y del momento nos puede ser más útil el relato de una experiencia particular o el saber basado en multitud de experiencias.

En Luto en colores hay mucho más. Es un proyecto que crece y ahora tiene dos grandes ramas más: talleres para trabajar el duelo desde la creatividad y talleres para transformar la culpa. A todo esto se añaden las presentaciones del libro, charlas, exposiciones y jornadas.

Y este árbol que es Luto en colores ya ha dado flores, frutos, semillas, plantitas y un bosque que es Cómo lo Cuento. Se trata de una asociación que explica las alternativas que construye la sociedad civil, una realidad que los grandes medios de comunicación no suelen explicar. Cómo lo Cuento también sensibiliza y educa para transmitir una mirada crítica sobre los medios de comunicación.

En resumen, Luto en colores es un ecosistema basado en las experiencias de seres que las ponen a nuestro alcance para facilitar el tránsito por el duelo.

Silvia Melero con el libro Luto en Colores.